Membresía

La Madre Vincentia Fauland era una monja mística austriaca Ursulina en Soprón, Hungría,  a quien fue otorgada la gracia de los estigmas. Durante su infancia, el archiduque Carlos de Austria residía en Soprón  y fue dónde la Madre Fauland oyó hablar del joven archiduque. Profetizó que un día se convertiría en Emperador de Austria y que tendría que sufrir mucho. En 1895, pidió que un grupo de oración se constituyera para sosternerle con oraciones y sacrificios de sus miembros.  

Las profecías de Madre  Fauland se volvieron verdaderas algunos años después. El Emperador Carlos sufrío mucho durante su reino y posteriormente fue exiliado en la isla de Madeira donde falleció prematuramente el 1 de abril de 1922.  

El grupo de oración instituido por la Madre  Fauland se ha convertido en la Liga de Oración del Beato Carlos para La Paz entre las Naciones  y está presente en varios continentes y paises. 

El Emperador Carlos fue beatificado el 3 de octubre de 2004 por el Papa Juan Pablo II. La Liga de Oración del Beato Carlos para La Paz entre las Naciones continua el trabajo que la Madre Vincentia inició y se dedica a la causa de la canonización  del Beato Carlos de Austria.  

Los miembros de la Liga de Oración se esfuerzan por seguir el ejemplo del Beato Emperador Karl :

  • Buscando y siguiendo la Voluntad de Dios en su vida cotidiana,
  • Trabajando por la paz y la justicia en todos los segmentos de la vida, desde la familia hasta la comunidad global,
  • Pidiendo perdón y ofreciendo vicaria de ofrenda a Dios por toda injusticia a lo largo de la historia, es decir, no dejando a Cristo solo en el Monte de los Olivos y en el Gólgota, sino más bien con Él, llevando la carga de los demás por medio de la oración, el servicio al prójimo y el sacrificio.

Con esto en mente, se comprometen a:

  • Rezar la (s) oración (es) de la Liga diariamente.
  • Ofreciendo, al menos una vez al mes, las intenciones de su Santa Misa de acuerdo a su posición en la vida.
  • Participando, siempre que sea posible, en la peregrinación anual por la paz, las misas, los ejercicios espirituales, las conferencias y otros acontecimientos de la Liga de Oración y
  • Promoviendo la Causa de Canonización del Beato Emperador Carlos de Austria.

La Liga de Oración no cobra cuotas de membresía, pero agradece generosas donaciones voluntarias para ayudar a cubrir los gastos de impresión, estampas de oración y el informe anual, que se envía a los miembros y representa el medio más importante de comunicación entre los miembros y la Liga de Oración. La Liga de Oraciones organiza una peregrinación anual por la paz, y todos los miembros interesados ​​están invitados a participar.

Únete a la Liga de Oración